Défi Cuisine : Crêpes (Desafío de cocina: Creps)

OLjU9Up.jpeg

En algún momento de la vida escuché a alguien decir:”Hacer creps es la cosa más fácil del mundo”, confieso que nunca le di al tiro (quedaban de una forma extraña, se pegaban o en el peor de los casos se quemaban), pero hoy quise darle otra oportunidad a mis manos e ingenio para preparar unos deliciosos creps.

Tomé el libro de cocina de Julia Child, busqué la página 250 y me aventuré, primera dificultad: las porciones que daba la receta (25-30 creps), en mi caso opté por la mitad de las raciones de los ingredientes para no realizar tantos, luego mezclar los líquidos y poco a poco agregar lo sólido con paciencia (Antes mezclaba todo y quedaba una masa llena de grumos y extraña contextura), otra modificación que le hice a la receta fue  la harina: mitad de harina de trigo y mitad de avena molida, esto con el objetivo de dejar más suave la masa.

Ya teniendo todo mezclado, el siguiente desafío era encontrar un sartén adecuado, así que escogí el más grande y plano, con el fin de tener espacio para la espátula y poder esparcir la mezcla, como siempre el primer crepé es el dañado, pero después del tercer intento le tomé confianza, y pude gritar: EUREKA!.

La clave es tener la mezcla un poco ligera, fuego bajo, y para cambiarle de lado ayudarse con la espátula y la mano, por un momento pensé que me iba a quemar la mano pero no fue así, se debe tener delicadeza para ello, pensar que aquel crep es un pétalo de rosa, admito que perfilé un poco los bordes por estética y con el exceso armé unas flores, creando rollitos no tan apretados.

Para el relleno, tomé tres bananos maduros, los corté y doré con un poco de mantequilla, vino blanco,canela y una pizca de azúcar. El vino le da un toque seco por lo que sugiero no usar mucho.

Al final pude crear un desayuno atractivo, ordenado y hermoso, no diré que es la cosa más fácil del mundo, lo considero como un plato que exige delicadeza y esmero.

TQCqYed

Cerremos con broche de oro este desafío escuchando a Sinatra con su “Fly to the moon”

Adieu

 

 

 

Le Sang d’un Poète (La Sangre de un Poeta)

Un café entre arte
Un café compagno

Para ser alguien que le gusta la lectura y que tiene un pasado en la escritura, no ha sido fácil comenzar la primera entrada de este blog. Hay tanto por compartir que la biblioteca mental se queda corta al tratar de organizar las ideas.

¿Qué pretendo con esto?, sencillo: recrear una compañía entre letras, es una nueva ventana entre tantas que ofrece internet, donde encontraran algo del fabuloso mundo de la gastronomía, fijense que en la parte inferior del título del blog he puesto “cocina”, por que considero que mi conocimiento aún está en una etapa temprana como para ser considerada gastronomía.

En cuanto a la música, los invito a explorar hacia la línea clásica, con el fin de invocar la nostalgia de manera saludable, aquella que puede crear un puente entre los buenos recuerdos y lo sonoro, otra forma de compañía. Alguna vez escuché en la radio una oración contundente: “El arte es lo único que redime al hombre”, puede sonar ridículo, pero existe tanto ver, que una sola vida quedaría corta… Sumemos nuestras vidas y continuemos el camino.

Se preguntaran la razón del título: es una película de Jean Cocteau, que nunca he podido terminar por razones de “tiempo”, lo cual será la primera tarea para todos y espero que podamos discutirla, o que al menos sirva para ustedes como tema de conversación para romper el hielo.